Mensaje de error

Deprecated function: Methods with the same name as their class will not be constructors in a future version of PHP; views_display has a deprecated constructor en require_once() (línea 3161 de /home2/asideror/public_html/includes/bootstrap.inc).

Sierra de Gredos

Es, sin duda, la zona natural más importante del centro de España, debido principalmente a su posición biogeográfica. Gredos constituye el punto de contacto y el límite del área de distribución geográfica de muchas especies. El aislamiento de zonas de elevada altitud y su particular evolución climática ha propiciado el desarrollo de fenómenos de especiación en las poblaciones de determinadas especies animales, hasta tal punto de reconocer diferencias poblacionales que justifican el poder clasificarlas como subespecies distintas.

SalamandraEn cuanto a los anfibios endémicos (especies exclusivas) podemos observar en las inmediaciones de la Laguna Grande, el Gargantón y Cinco Lagunas, el sapo de Gredos (Bufo bufo gredosicola) y la salamandra de Gredos (Salamandra salamandra almanzoris). También se puede ver, entre otros, el sapillo pintojo (Discoglossus galgano) y el tritón jaspeado (Triturus marmoratus).

Respecto a los reptiles también en Gredos habita un endemismo propio del Sistema Central, la lagartija serrana, también llamada gredense (Lacerta monticola cyreni). La podemos encontrar por encima de los 2.000 m y abunda extraordinariamente en las praderas y entre el piornal. Otros reptiles fáciles de observar son el lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi), la víbora hocicuda (Vipera latasti), la culebra de collar (Natrix natrix), bastarda (Malpolon monspessulanus) y de escalera (Elaphe scalaris).

Entre los peces hay que comentar la existencia de un salmónido introducido en Cinco Lagunas, llamado salvelino o trucha de fontana (Salvelinus fontinalis), cuya presencia en la península es mínima, y cuya población ya se encuentra perfectamente asentada y aclimatada.

Especial mención merece la cabra montés (Capra pyrenaica victoriae), subespecie endémica del macizo, se trata del mamífero más llamativo y la especie más popular de Gredos, por ser fácil y frecuente observarla. Es una reliquia de la última glaciación, hace más de 10.000 años, que ha persistido hasta nuestros días en esas zonas frías de las zonas más altas del Sistema Central, de tal forma que su adaptación a la altitud, la roca o el invierno es perfecta. Junto a esta aparecen otros mamíferos entre los que podemos citar, entre otros muchos, al topillo nival (Chionomys nivalis), musaraña enana (Sorex minutus) y el desmán de los pirineos (Galemys pyrenaicus).

Desde la línea de cumbres, donde reina la especie más emblemática de Gredos, la cabra montés, hasta lo más profundo de los valles donde habitan la nutria o el desmán, se dan cita aproximadamente la mitad de los mamíferos terrestres descritos para el conjunto de la Península.

Respecto a la flora, en la Sierra de Gredos podemos disfrutar de mas de 1.000 especies vegetales, de las cuales cerca de 200 son endemismos ibéricos, 14 de estos exclusivos de la Sierra de Gredos. Nuestra comarca destaca por el espectacular color amarillo con el que se tiñen las laderas en primavera gracias al piorno serrano (Cytisus oromediterraneus) y a otra serie de leguminosas que pueblan la sierra.

Otras especies endémicas propias de la sierra son la boca de dragón de Gredos (Anthirrinum grossi), la consuelda del Almanzor (Saxifraga pentadactylis subsp. almanzorii), la manzanilla de Gredos (Santolina oblongifolia), la armería bigerrense (Armeria bigerrensis), el clavel de Gredos (Centaurea avilae) o el gualdoncillo (Reseda gredensis).

Geomorfología

Circo de Cinco Lagunas

Fractura de la rocaToda la Cordillera Central, de la que forma parte la Sierra de Gredos, se formó debido al choque entre la placa africana y la eurasiática que empujo los materiales de un primitivo mar a grandes profundidades de donde posteriormente emergieron en forma de los batolitos plutónicos que conforman los materiales graníticos-metamórficos de nuestra sierra. Este fenómeno sucedió hace unos 300 millones de años y fue el que provocó la aparición de la Península Ibérica. Posteriormente, y tras el levantamiento de los materiales durante la Orogenia Alpina, se produjeron importantísimos fenómenos de erosión debida tanto a la acción de las aguas torrenciales como a la de los glaciares (se han contabilizado hasta un total de 41 glaciares en Gredos), que modelaron la peculiar morfología en forma de "V" o de "U" de los valles dependiendo del agente causante de la erosión. No debe olvidarse la acción erosiva de los fenómenos de periglaciarismo (gelifracción) que dan ese aspecto picudo a las cumbre de la sierra.